torreviejafunciona.es

Puri y Dama, una historia que merece ser contada.

La historia transcurre entre María Purificación Iglesias, quien sufre desde los nueve años de edad diabetes tipo 1 – hipoglucemia grave asintomática-  y Dama, una perra cruce entre Cane Corso y podenco, muy tranquila que habitaba en una  protectora de animales.

Hace tres años Mª Purificación tras ver un programa de televisión sobre perros detectores de diabetes se interesó por este tema, recabó toda la información que pudo y se puso en marcha para conseguir tener ese compañero o compañera que la alertara de la proximidad de un ataque de bajada de azúcar que en muchos casos termina en coma con consecuencias graves. Fue así como conoció y adoptó a Dama de una protectora de animales con un poco más de un año de edad.

Entonces contactó con una Asociación de Alicante para que valoraran si su perrita servía para el adiestramiento de asistencia personal. Este primer adiestramiento no funcionó y la frustración y el desencanto casi hizo que Puri tirara la toalla.

Pero es entonces cuando Puri conoce a Alejandra Jiménez, adiestradora de mascotas que en ese momento estaba realizando un curso de esta índole en esa Asociación. Se forjó una amistad entre ellas y a lo largo de más de 8 meses consiguió que Dama detectara con unos 15 minutos de antelación una bajada de azúcar de su dueña a través de señales olfativas a distancia.

Para Alejandra fue complicado adiestrar a Dama para esta función “porque normalmente primero se adiestra al perro y luego hay una adaptación con la nueva familia.” Sin embargo, en este caso Puri ya tenía a su perrita por lo que se tuvo que empezar primero por la socialización, es decir, acostumbrar a Dama a todo tipo de entornos y ruido. Luego Alejandra consiguió que Dama asociara el olor de su dueña con su saliva  y discriminara otros olores.

Alejandra sabía que gran parte del cerebro de un perro se dedica al procesamiento de información olfativa (sensorial), eso hace que su nariz sea superior a la del ser humano. Cuando el azúcar en la sangre de una persona se eleva demasiado, produce cetonas que pueden ser fácilmente detectadas por un perro entrenado y cuando baja en exceso produce mucho nitrógeno en forma de urea que se escapa a través de los poros de la piel. Estos cambios fisiológicos pueden ser fácilmente captados por una nariz canina bien entrenada.

Es así como hoy Dama avisa a Puri ante cualquier cambio en los niveles de azúcar ladrando y con contacto físico a cualquier hora y en cualquier lugar. “Es mi seguro de vida” dice Puri, quien ha perdido el miedo que provoca esta enfermedad .“Me avisa constantemente hasta garantizar mi seguridad cuando sufro una crisis diabética… es un vínculo muy fuerte lo que nos une”.

Pero Puri también ha tenido que ganar luego la batalla burocrática, ya que un perro de estas características para que siempre acompañe a su dueña allá donde vaya necesita una acreditación. Gracias a la concejalía de Bienestar Social de Torrevieja, que ha estado pendiente de cada uno de los pasos que se han realizado para conseguir esta acreditación, se ha llevado a cabo además un proceso de información a comercios, sanidad y vía pública para que tengan constancia de la existencia de este perro en nuestra ciudad, con el fin de que no impidiesen su entrada en los establecimientos.

Para Fabiana Ibarra, edil de este área, esta primera acreditación en Torrevieja supone conocer en profundidad “un tema que afecta a muchas personas con enfermedades o minusvalías y que puede suponer y supone un seguro de vida. Desde mi concejalía apoyaremos siempre estas iniciativas y  facilitaremos toda la información necesaria”.

Con este mismo objetivo Puri y Alejandra ha creado la Asociación FREY, perros de asistencia y concienciación animal con el propósito de dar a conocer los beneficios de adiestrar a una mascota en muchos campos y ayudar a personas con problemas de toda índole porque, como dice la adiestradora Alejandra, es necesario que todos los canes tengan “una obediencia básica, un perro feliz es el que tiene una finalidad”.

Puri es ahora una mujer que vive su enfermedad sin miedo “con ella he ganado en autonomía y tranquilidad, antes me daba miedo quedarme sola, incluso dormía poco por si me daba un bajón y no despertaba a tiempo. Ahora eso ha cambiado”. Y todo ello porque ahora tiene a Dama que siempre está pendiente de ella y la cuida las 24 horas del día.

Dama es ahora una perra feliz, con una dueña feliz.

0 comentarios en “Puri y Dama, una historia que merece ser contada.Añade el tuyo →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *